Páginas vistas en el último mes

sábado, 3 de diciembre de 2011

Besos fríos



Noviembre inicia funesta
con fríos besos
robando almas

y en dulces comparsas
sepultando sueños.





Besos fríos

Lágrimas rodantes
se estrellan en el pecho,
languidecen promesas
en sepulcros de Noviembre.
Surgen gélidas metáforas
en funestos jardines,
la muerte entre comparsas
merodea altiva.
Descalza imperante el silencio
la perpetua morada,
besa triunfante los labios
de las víctimas subyugadas.
En festín de sangre y llanto
la muerte embriagada bebe,
su risa eterna y macabra
triunfante roba savias
en besos fríos y tajantes.

Pili González

jueves, 1 de diciembre de 2011

Mi eterno otoño



En el ocre manto del otoño
refleja la caricia del sublime
canto al amor.





Mi eterno otoño

Lánguido viene el otoño
envuelto en mágico manto
perpetuo vestido de ocre,
se viste también en llanto.

Pinta los valles tendidos
finos reflejos dorados,
versos del alma, del cielo,
utopías en mis manos.

Y descalza los árboles,
grácil desprende sus hojas,
danzan gentiles en vuelo,
bajan, reposan piadosas.

Se visten de gala estrellas
fulgor de amores me arropa
se mece la luna afable
risueña quimera evoca.

El sol se asoma radiante
me da un cálido abrazo,
su rojo color me dice
duerme sobre mi regazo.

Eres tú, mi eterno otoño
que dulce estás a mi lado,
eres a veces sereno,
mis sueños has conquistado.

Pili González

Quiero ser...


Cuando de niña soñaba con ser ese alguien especial
para ayudar a los demás...









Quiero ser...

Cultivo mi sueño ferviente
en el edén de la alborada,
amparado del sol naciente
que alumbra mi vida rosada.

Quiero ser la monja pionera
aquella que tiene dicciones,
sanar la fractura severa
y del alma las infecciones.

Quiero ser la voz de la infancia
la que los llene de emociones,
en sus alientos la fragancia
motivarlos en sus misiones.

Quiero ser el dulce desvelo,
saber mitigar la fatiga,
la brisa posada en el pelo
frescura que anule la hostiga.

Responden con fuerza mis planes,
“niña, no queremos perderte,
las quimeras tan pronto hilvanes
con el tiempo van a morderte”

La infancia tan pura presiente
mi sueño tiene otra morada,
se clava en mi pecho doliente
como espina resquebrajada.

Pili González

Tus manos de lluvia



Una humilde oración de agradecimiento
por la dicha de ser bendecida

por Dios nuestro Señor.











Tus manos de lluvia

Estímulos benditos, extensas caricias

refrescan mi vida, florece el alma,

mi Ser Divino, tu fraterno amor

fortifica mi espíritu en mi pecho sereno

y en mi cara marchita devela el cobijo
del consuelo eterno y convicción.

Llegan mis ciclos rociados en dicha, tú, mi Señor Supremo mitigas las penas
y oscuridades de aquellos días.

Levanto mi rostro, elevo mis brazos

ante ti con humildad, alabo tu nombre

me llueve infinito tu bondad y Gloria,

me entrego a tus manos benditas

que confortan y me colman de paz,

tus manos de lluvia, sobre mi rostro
y esencia, una caricia de fe,

te doy las gracias
por tu misericordia infinita

mi todo, mi Dios Celestial.


Pili González