Páginas vistas en el último mes

martes, 9 de marzo de 2010

Una serie de pensamientos viejos

Una serie de pensamientos que escribí en la década de los 80's, cuando el sentir es traumático, los miedos afloran en una serie de oscuras sensaciones, donde la tristeza desoladora se apodera de nuestro ser.

Miedo
(Esta vida)


No entiendo esta vida, rara forma de vivir,
tengo tanto miedo, ya no quiero sentir.
Vivir en este mundo loco, yo no encajo,
muchas veces creo estar loca por no pensar sensato.

Me siento atrapada en este cuerpo.
¡No puedo salir de aquí!
Tengo tanto miedo,
no entiendo por qué tengo que vivir,
si de vivir tengo tanto miedo.



Pili González


Encadenada


Cuanto dolor alberga mi alma, no veo la hora para irme,
me siento encadenada y condenada a un vacío inmenso e inerte.
espero con ansia infinita un pedazo de lugar para descansar,
para luego seguir en mi camino lleno de espinas y desesperanzas.

Cada vez que veo una ligera luz que guíe mi camino,
nunca la alcanzo, se va y se apaga muy lejos de mí.
trato de ser fuerte, trato y no puedo más.
las pocas fuerzas que me quedan… minadas están.


Pili González


SIENTO


Veo las horas pasar, siento los días que caen
y me veo y pienso que ya nada siento.
ya no me importa lo que alberga mi corazón.
¿Qué pasará mañana? Veo todo marchitarse
a mi alrededor y yo… con esta terrible sensación.

Siento que muy pronto me marcharé para no volver,
veo hacia atrás y sólo me reencuentro con espinas y sangre mía,
vuelvo mi mirada hacia delante y no encuentro la luz que me guíe.

Tendré que decidir, pues estoy tan vacía
sin embargo, sigo soñando y añoro tanto sentirme muy querida.
No quiero vivir porque sí, quiero una vida llena de luz, de esperanza
que me sienta útil y amada,
sentirme orgullosa de lo que soy y te fijes en mi alma.

Me siento desilusionada cuando despierto cada mañana
necesito ver algo diferente y bueno,
algo que me alumbre y me quiera, pero…
me encuentro con lo mismo y con nada.


Pili González


QUÉ LARGO CAMINO

Qué largo camino, todavía falta tanto por recorrer,
no encuentro, por más que trato, lo esperado,
tengo que correr.

Qué largo es el camino, largo y doloroso,
tan pesado y tan amargo.
Tengo ataduras que no puedo desatar.
¡Qué camino tan pesado!

¡OH Dios! Si así lo quieres, así sea,
pero ayúdame a quitarme algunas cadenas,
ya que sufro demasiado,
aligérame un poco mis penas.

Qué largo camino, todas las veredas están cerradas para mí,
y sigo mi camino sin encontrar lo que busco,
sin encontrar una salida, me siento perdida, sin cumplir mi destino.
¡Qué largo y pesado es este camino!

Pili González

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muy agradecida por tu grata visita y tus comentarios. Espero de todo corazón que el contenido de este blog te sea grato.
Por favor deja tu huella si un tema es de tu interés o no. Un abrazo muy afectuoso.